En nuestro centro también le atenderemos en

Latigazo Cervical

El latigazo cervical es una lesión de cuello causada generalmente en eventos deportivos, resbalones, caídas o accidentes de tráfico por una fuerte flexión forzada hacia delante y hacia atrás del cuello. Esta lesión puede afectar todas las estructuras de la columna cervical (músculos, discos, nervios, etc...).
La mayoría de las lesiones de "latigazo cervical" ocurren cuando un vehículo se encuentra detenido y sus pasajeros no saben que van a ser golpeados posteriormente o lateralmente. Los pasajeros a menudo sufren más que el automóvil. Aunque el coche haya recibido poco daño, los ocupantes pueden sufrir serios daños vertebrales. Cuando la cabeza es súbitamente arrojada hacia atrás y luego de nuevo hacia delante más allá de sus límites, los músculos y ligamentos que sostienen la cabeza y columna cervical se pueden estirar o romper. Los discos intervertebrales se pueden abultar, romper o quebrar. Las vértebras pueden ser forzadas fuera de su posición normal, reduciendo así el rango de movimiento.
La inestabilidad resultante en la columna y otros tejidos puede contribuir a dolor y rigidez de cuello, espalda y/o hombros, mareos, migrañas, zumbido en los oídos, vértigo, insomnio, cansancio, sudores, visión borrosa, irritabilidad, incapacidad para girarse y flexionarse además de problemas de espalda baja. Debido a la adaptación que sufre el cuerpo, los síntomas pueden no aparecer hasta semanas o meses mas tarde.
Un resultado común en accidentes de aceleración/desaceleración es la pérdida de la curva cervical normal, hallazgo usual en exámenes quiroprácticos, ortopédicos y neurológicos. Si es usado por mucho tiempo, un collarín puede causar que los músculos de la zona se debiliten y alargar el tiempo de recuperación.

Solución quiropráctica

El manejo quiropráctico para estas lesiones es utilizar ajustes quiroprácticos específicos para normalizar el funcionamiento de la columna vertebral. Después de una historia completa del caso y varios exámenes el doctor en quiropráctica recomendará una serie de visitas para lograr restablecer el movimiento y posición adecuados de las vértebras. Si se detecta en etapas tempranas, la inflamación puede ser reducida y la cicatrización minimizada.
Consulta a tu quiropráctico antes de depender de pastillas y medicinas para el dolor, padecer dolores de cabeza crónicos o tener que pasar por cirugía.