En nuestro centro también le atenderemos en

Historia

La profesión de la Quiropráctica como la conocemos actualmente, como una forma distinta del cuidado de la salud, se remonta a 1895. Sin embargo, los grandes sanadores a lo largo de la historia ya entendían la relación entre la salud y el estado de la columna.

"Obtened conocimiento de la columna, pues es el requisito para sanar muchas enfermedades", Hipócrates, padre de la medicina.

El tratamiento de la espalda no se entendía muy bien hasta que David D. Palmer, descubrió el ajuste específico de la columna. Fue también el que desarrolló la filosofía de la Quiropráctica que forma los cimientos de la profesión. "No soy el primero que recoloca una vértebra subluxada pero sí el primero que lo hace usando la apófisis espinosa y transversa, y de desarrollar la filosofía y ciencia de los ajustes quiroprácticos".

El 18 de Septiembre de 1895, D.D. Palmer vio sorprendido como Harvey Lillard, el conserje de su edificio, no reaccionaba ante un camión de bomberos que pasaba a su lado. Se acercó para mantener una conversación con él y se enteró de que el Sr. Lillard había tenido una audición normal casi toda su vida hasta que después de unas posturas forzadas y un "crack" en la espalda se dio cuenta de que había perdido la audición. Palmer dedujo que los dos eventos estaban relacionados. Después de pasar su mano por la espalda del Sr. Lillard y de sentir una vértebra desplazada, dedujo "pensé que si esa vértebra fuera realineada, la audición de ese hombre se recuperaría". Convenció al Sr.Lillard para que le dejara hacer el procedimiento (ajuste) y poco después el hombre podía oír.
En los meses posteriores otros pacientes llegaron a la clínica de Palmer con problemas de lo más variados: fiebre, migrañas, epilepsia, problemas cardiovasculares... Palmer descubrió que estas patologías respondían bien a los ajustes a los que él llamaba tratamientos manuales.

A pesar de que él nunca usó medicamentos, bajo cuidado de Palmer las fiebres bajaban, el dolor se iba, las infecciones sanaban, la visión mejoraba, desaparecían las alteraciones estomacales...
Sorprendido con los resultados de los ajustes, volvió a sus estudios de anatomía y fisiología para aprender más sobre la conexión entre la columna y la salud. Se dio cuenta de que los ajustes para corregir la subluxación eliminaban la interferencia nerviosa que causaba el síntoma en primer lugar. A pesar del éxito demostrado restaurando la salud, la comunidad médica le persiguió durante años por practicar la medicina sin licencia.
Su hijo BJ Palmer, gran apasionado de la Quiropráctica, siguió trabajando para que se aceptara la filosofía de la profesión a través de la creación de la primera Escuela y estudiando en su clínica de investigación los efectos fisiológicos de los ajustes en la salud y en determinadas enfermedades. A través de la primera Escuela y de su emisora de radio consiguió que la gente entendiera lo que Hipócrates nos dijo hace siglos: "No son los remedios sino la naturaleza la que cura, consistiendo la virtud de aquellos solo en ayudar a esta".